El clúster electrónico del País Vasco apuesta por la internacionalización

Las empresas dedicadas a la electrónica, la informática y las telecomunicaciones en el  País Vasco se han fijado como reto para los próximos años la internacionalización de sus actividades como fórmula para  potenciar su actividad.
GAIA, el clúster vasco que agrupa a estas empresas, ha elaborado el Plan Estratégico 2013-2016 destinado a incrementar en ese periodo la facturación de las 262 empresas asociadas entre un 15 y un 20%. De este modo, pretenden que la cifra de negocio en el exterior supere el 50% del total frente al 32% que tiene en la actualidad.
Desde GAIA han destacado la importancia de alcanzar un alto grado de convergencia entre las empresas asociadas para conseguir estos objetivos. Como señalan, los proyectos internacionales precisan una dimensión mayor, por lo que es necesario construir nuevos modelos de cooperación entre todas las empresas del sector.
Para afrontar este crecimiento en la expansión exterior las empresas del clúster prevén incrementar sus plantillas en más de 1.500 personas, que se sumarán a los 23.000 actuales. GAIA facturó en 2011 más de 2.900 millones, lo que representa más del 11% de la facturación del sector en toda España y un 4,3% del PIB del País Vasco.
Anuncios

Fomento del empleo a través de las energías renovables

La secretaria regional de Industria y Energía de las Islas Canarias, Lourdes Armas, ha manifestado su interés por seguir defendiendo una política energética compatible con la sostenibilidad y que reduzca la dependencia energética del archipiélago. De esta forma, muestra su apuesta por la implantación de sistemas de aprovechamiento de energías renovables y por la mejora de la eficacia energética.
Armas ha señalado que es prioritario fomentar el empleo en las Islas buscando siempre que la energía que se consume sea lo más reducida posible y tenga el menor coste, sin reducir el bienestar y el confort de los ciudadanos. Para ello ha destacado la necesidad de fomentar la instalación de producción de energía de pequeña potencia, sobre todo en energía eléctrica.
Impulsar la instalación de pequeñas plantas de producción de energía eléctrica para autoconsumo en sectores como el empresarial y el doméstico representa importantes beneficios, debido al ahorro de costes. Además, la secretaria regional ha destacado que el estudio para la  instalación de estas pequeñas plantas en las ciudades no sería costoso gracias al conocimiento que se tiene del sistema de distribución en estos entornos.